Automáticos eléctricos

Automáticos eléctricos

En el mercado se tiene la posibilidad de encontrar muchos tipos de automáticos eléctricos, por lo general son unos aparatos que sirven para poder abrir o interrumpir un circuito eléctrico; en la actualidad estos se consiguen en diferentes tamaños y su aplicación suele ser muy variada.

Los dispositivos automáticos eléctricos sirven para permitir o detener que la corriente eléctrica circule, bien sea para un tan sencillo interruptor de una bombilla de luz, como controlador de corriente para cualquier dispositivo que funcione con electricidad y hasta funciona como una especie de selector para lograr o no la transferencia múltiple de corriente.

Plomos eléctricos

Los plomos eléctricos fueron unos de los primeros sistemas de protección del sistema eléctrico que se emplearon tanto en los hogares como en los negocios, y aunque en su mayoría han sido sustituidos, aun son catalogados como uno de los mejores para prevenir cortos circuitos que se puedan producir.

Estos son una especie de barritas que están conformadas de cerámica y de plomo, su función es fundirse cuando se detectan ciertos problemas de tensión, fuga o sobrecarga de la potencia. Cada vez que se funden estos evitan que se produzcan incendios por fallas eléctricas, pero luego de fundirse debe ser reemplazados por unos nuevos para evitar inconvenientes.

En el mercado es muy fácil conseguir los plomos eléctricos, normalmente estos no son vendidos de forma individual, siempre vienen en empaques de varios plomos y no son nada costosos, así que el precio no debería preocuparte, porque su costo es accesible.

Caja para automáticos eléctricos

Si vas a comprar los automáticos eléctricos no olvides también comprar la caja para estos, ya que estas son las que hacen posible poder ocultar todas las conexiones eléctricas perfectamente y de una forma segura, para que así todos los cables no estén a la vista y al alcance de manos inexpertas en sistemas de corriente eléctrica.

Una caja para automáticos eléctricos puede llegar a tener diferentes tamaños y ser de variados tipos de materiales, aunque por lo general son fabricadas en plástico y metal que son para empotrar. Estas cajas funcionan con 2 a 36 módulos, y cuentan con un sistema que incluye las uniones y hasta abrazaderas de los cables internamente.

Ten en cuenta que dependiendo de dónde vayan a ser colocadas se requiere de un tipo de caja en específico, por ejemplo las cajas de metal se colocan solo en instalaciones expuestas.