Almohadillas eléctricas

Almohadillas eléctricas

Muchas veces a causa de las malas posturas al dormir o permanecer sentados, o de pie por mucho tiempo, pueden surgir dolencias en alguna parte del cuerpo. Para ese tipo de situaciones existen las almohadillas eléctricas, las cuales se caracterizan por emitir calor, posibilitando el descanso de cualquier área del cuerpo. Incluso, estas son las compañeras idóneas si tienes frío, pues también te ayudarán a mantenerte abrigado.

Lo mejor de las almohadas eléctricas es que suelen ser pequeñas, lo que posibilita que su almacenamiento, uso y traslado sea muy práctico. Su uso constante le ayudará a aliviar cualquier tipo de molestia y descansar como usted lo merece, pues son idóneas para relajar cualquier zona del cuerpo y aliviar un dolor localizado, aunque si debe tener en cuenta que debe elegir la más adecuada.

Almohadas eléctricas

Cuando se disponga a elegir y adquirir sus almohadas eléctricas debe tener muy en cuenta que el material sea suave, transpirable e hipoalergénico, de preferencia que su funda pueda ser lavada. Algunos materiales muy usados es la lana, el plástico, el algodón, la felpa, el poliéster y el PVC, los cuales son aptos para cualquier área del cuerpo.

El uso y funcionamiento suele ser muy sencillo, por lo general, vienen con un control incluido con el cual puede graduar rápidamente la potencia del calor según su nivel de tolerancia. Las almohadas eléctricas suelen programarse en tres o cuatro niveles, a la vez que la potencia de cada modelo suele variar entre 60 y 110W, logrando que el producto adquiera el calor deseado en poco tiempo.

Si crees que este tipo de productos son poco seguros, debes saber que la gran mayoría son diseñadas con un sistema de protección que controla las sobrecargas, en algunos casos podrás programarla para que se apague luego de un periodo de tiempo.

Almohadas eléctricas para cervicales

Este modelo es uno de los más buscados, pues las almohadas eléctricas para cervicales siempre son necesarias ya sea porque pases mucho tiempo viajando o sentado en tu trabajo. Algunas de sus ventajas es que ellas calientan rápidamente y de forma homogénea en toda la superficie, tienen un diseño ergonómico y suave a la vez. Igualmente, suelen ser de tamaño medio, por lo tanto, se adaptan a cualquier tipo de cuerpo y permiten un fácil almacenamiento.

Este tipo de almohadas eléctricas te permitirá ahorrar en un fisioterapeuta, pues ya contarías con una gran herramienta, cómoda y con el calor suficiente para calmar tus dolencias en cualquier momento y sin salir de casa. Incluso es muy útil para las damas que padecen dolor de vientre, recuerda son artículos muy versátiles.

Almohadas eléctricas precios

Los deportistas y personas con algún padecimiento corporal determinado pueden hacer uso de las almohadas eléctricas, ya que pueden descansar y a la vez relajar los músculos gracias al calor que de ellas emerge.

Debes saber antes de comprar una, que la mayoría no sobrepasa los 40 centímetros, pero si son potentes y eficaces, así que independientemente del precio que pagues, es una inversión, pues no solo aliviará cualquier tipo de tensión, sino que además te ayudará a relajarte.

Como suelen ser flexibles, podrás usarlas en la espalda, hombros, abdomen y piernas. Puedes incluso usarla debajo de la ropa, pues se caracterizan por ser livianas, y lo mejor es que puedes sentarte en un mueble o acostarte en tu cama sin que el calor dañe otras fibras. De hecho, existe un modelo que tiene forma de cinturón y puedes conectarla a la corriente eléctrica y usarla hasta por 4 horas.

Conoce todos los modelos disponibles en el mercado y elige una que se adapte a tus necesidades: cuadrada, redonda, rectangular, ovalada, cervicales (adaptadas a tu cuello). En cuanto a colores, las tonalidades y diseños son muy variados. Según la que más te convenga, los precios pueden variar desde 13,99 Euros hasta 139 Euros, todo dependerá de cómo la elijas, solo recuerda que es una inversión a tu bienestar y ¿Por qué no? Para tu salud, así que piensa en la relación precio-calidad.

La única recomendación al usarla es que no la uses por tanto tiempo ni a temperatura muy intensa para que el calor no afecte la elasticidad de tu piel, o te cause irritación. Incluso esos extremos podrían afectar la vida útil de tu almohada eléctrica.